martes, 15 de octubre de 2013

Siempre en el corazón



Las madres, los padres, que perdemos un Niñ@ del Agua siempre los llevamos en nuestro corazón. Todos los días de nuestras vidas dedicamos un tiempo propio para recordarles, enviarles nuestro cariño, nuestro Amor. Aunque físicamente ya no estén con nosotros, ellos siempre nos acompañan en nuestra alma, en nuestro espíritu, en nuestro corazón.

Hoy, en un día especial, el Día Internacional de la Muerte Perinatal y Neonatal, quiero enviar todo mi Amor, mi cariño y mi respeto a todas las mamás y papás que han pasado por la pérdida de su bebé. No existe dolor más intenso y más ingrato que el producido por la muerte de un ser querido, en especial, el de un/a hij@. Sin importar el tamaño, el momento o la forma en el que la marcha se produjo, este dolor es siempre desgarrador, atenazante, avasallador. En el instante en el que las madres y los padres somos conscientes del fallecimiento de nuestro amado bebé, nuestro corazón estalla en mil pedazos, nuestra alma se agrieta y nuestras ganas de vivir se escapan de nuestro cuerpo. Justo en este momento, tod@s necesitamos arropo, cariño, Amor incondicional, palabras bondadosas llenas de respeto y reconocimiento hacia nuestra pena, hacia nuestros sentimientos, hacia la validez de nuestro duelo. Palabras libres de opiniones y juicios, palabras sinceras de Amor y respeto hacia nuestro inmenso drama.


Tenemos derecho a estar triste tras la marcha de nuestros bebés, es algo lógico y natural, la muerte se ha llevado una parte de nosotras mismas, una porción de nuestro ser que jamás podremos recuperar. Junto a nuestros bebés se marcharon nuestros sueños, nuestras ilusiones, nuestro futuro. La sociedad debe comprender que no necesitamos que se le reste importancia a nuestro dolor, muy al contrario, necesitamos que nos visibilicen, poder hablar de nuestros bebés del agua, de nuestra pena, de nuestras ilusiones perdidas, de lo que sentimos. Necesitamos apoyo, comprensión, no reproches o minimización de nuestra pérdida o dolor.

Comprender que tu hija, que tu hija ha muerto es una realidad muy dura, conlleva mucho tiempo el poder asumirlo, se logra, pero el camino hasta llegar a este entendimiento es largo y complejo. Ese camino, está lleno de pesadumbre, de lágrimas. Ofrecednos vuestros hombros, vuestro regazo, si no sabes que decir, vuestro gesto de consuelo, de comprensión. La vida y la muerte también van parejas en la maternidad, algunas vivimos una maternidad diferente, en la que nuestro bebé está físicamente ausente, pero pervive siempre en nuestro corazón.

A las mamás y papás del agua, os envío todo mi apoyo, todo mi cariño, toda mi comprensión.

8 comentarios:

  1. Muy bonito. Me ha llegado al alma. Yo también tengo un bebé de agua.
    MJ

    ResponderEliminar
  2. Creo q es algo q jamas se supera. Siempre deseare tenerlo a mi lado. Siempre me preguntaré como seria su carita...su abrazo...si calor...su olor. Y su vida a nuestro lado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que tampoco se supera, creo que lo asumimos, que aprendemos a vivir con ello, pero que siempre llevaremos este dolor en el corazón.

      Un fuerte abrazo,

      Elena

      Eliminar
  3. Maravilloso texto Elena. Pido tu permiso para compartirlo en dos sitios web relacionados con la ayuda al duelo en los que colaboro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Isolda,
      Por supuesto, puedes compartirlo,

      Un abrazo muy fuerte,

      Elena

      Eliminar
  4. Es verdad, un momento de cada día es para su recuerdo. No lo veo extraño, es mi hijo, aunque no esté aquí - conmigo. Un abrazo, Elena.

    ResponderEliminar
  5. Todos los días nos acordamos de ellos y los sentimos muy cercanos en nuestros corazones.
    Un abrazo muy muy fuerte,

    Elena

    ResponderEliminar

Gracias por tu comentario. En breve te responderé.